Si Decides Regresar

Dejé dos tazas en la mesa, como a ti te gustaba, ya me deshice del café descafeinado y compré el más amargo. La puerta de atrás tiene doble candado pues sé cuánto miedo te daba que estuviera abierta. Pasé el plato del gato cerca de la mesa y ya no olvido abrirle apenas amanezca. He dejado atrás los celos y todas esas cosas que odiabas de mi carácter, no me enojo tan fácil y pienso mucho que palabras no decir. Ya no me preocupo por las cosas insignificantes y los problemas dejaron de quitarme el sueño, ya encontré los pares de mis calcetines y me las he arreglado para no traer tanta arruga en las camisas, ¡Ah! Y ya cambié de perfume, olvidé los cítricos, este es más Dulce como te gustaba a ti. Así que si decides regresar, ya no encontrarás muchas cosas, dejé todo lo que te gustaba y lo nuevo que creí que podría gustarte, hay mas notitas en el refrigerador, esas que te recuerdan lo importante que eres y ya colgué las fotografías en la sala, el gato entendió que no debe dormir en el sofá y yo ya entendí que sin ti soy un poco menos yo.
Con esto no te pido que regreses, solo es por si regresas.

Reflexión ….

❤ Lo escribí hace como 2 meses, cuando escuché la canción de Ricardo Arjona “Por si regresas”, me pareció una letra preciosa, así como triste, cuando queremos cambiar todo cuando vemos perdida a esa persona, estuvo con nosotros tanto tiempo diciéndonos que le molestaba, pero la creíamos taaan segura y hacemos caso omiso. Ya saben como amo escribirme, como si me viera en segundo plano. Dato curioso: amo el café amargo, siempre necesito saber que la puerta trasera esta cerrada, siempre traigo calcetines dispares, uso perfumes dulces, pego notitas con frases, lucho porque mi gata no se suba al sofá y cada mañana se necesita irle a abrir apenas amanezca o no para de llorar. (Si, si, las cosas que menciono en el texto son cosas mías)

Por Si Mañana Muero..

No quiero quedarme con nada dentro y hablo de palabras, nadie nunca debería quedarse con los “te amo en la boca”. Si mañana muero, quiero pedirte que me perdones, no sé que tanto pude haberte dañado y quiero decirte que te perdono, no sé que tanto me pudiste haber dañado.
Si mañana muero, hoy quiero llamarte, escuchar tu voz, quiero que rías conmigo, quiero tomar el primer transporte y llegar hasta ti, escribirte un mensaje de texto si es que no me es posible. Hoy voy a enseñarme a abrazar, que hace mucho que no lo hago, hace tanto que mi boca no quiere emitir sonidos para decir amor y hoy debo hacerlo. Si mañana muero, hoy quiero plantar una rosa, aunque nunca la vea florecer, quiero mandarte una carta, aunque nunca sepa que vas a responder, quiero cocinar un pastel aunque nunca termine de comerlo, quiero escribir un libro, aunque nunca sepa si alguien lo va a leer. Si mañana muero, quiero que todo lo que hable hoy sea de bendición, nunca sabes cuales serán tus últimas palabras, pero quiero que sea: te quiero, perdóname, buenas noches. Si mañana muero, hoy voy a ver salir el sol, voy a escuchar la voz de Dios en los pajarillos que le cantan a primera hora, en el viento que toca mi cara, en la lluvia que canta canciones de cuna, en las formas de la nubes, en la luna que se viste de gala cada noche aunque no se festeje nada. Si mañana muero, quiero que antes de dormir sepas todas esas cosas que pensaba decirte en navidad, porque si mañana muero, lo único seguro es que hoy estoy viva.

❤ Yo, suelo pensar, que el mañana no va a llegar, desde que fui por primera vez al cardiólogo por una ano

malía que tiene mi corazón y me dijo el pronóstico, yo siempre pienso que el mañana no va a llegar para mí, y no, no es triste, es lo mejor que podemos pensar, así no desaprovecharíamos esta oportunidad de vida, haríamos todo lo que en verdad queremos, explotaríamos nuestro talento dejando de lado si nos van a criticar o si lo hacemos mal. A veces creo que por ello, he hecho todo esto, porque siento que la vida no me va a ser suficiente. Últimamente con el tema del virus mundial, todos andan con el pánico de si van a morir, y la verdad es que la muerte es algo inevitable desde que naces, pero solo Dios sabe cuando, y lo cierto es que ahora hay vida, mañana, nunca lo sabremos hasta que llegue, por ello, hoy ama, hoy da gracias, hoy di “Te amo” tanto como te sea posible. Hoy le dije “Te amo” a varias personas, hace tanto que no lo hacía, y muchos lo tomaron de raro, sorpresa, y me dio tanta vergüenza y tristeza, porque eso significa que no es normal decir “te amo”, nos han hecho creer que eso solo se le dice a la pareja o a la familia, pero no, dile te amo a tu amigo, tu amiga, tu compañera de trabajo, di te amo más a menudo, porque nunca sabremos cuales sean nuestras últimas palabras y yo desearía que fuera “te amo” “perdón” “buenas noches”. Por ello que en nuestro corazón abunde tanto amor así como Dios, para que sea todo lo que emane de nosotros. Pequeños elfos, no tengan miedo, todo estará bien y agradezco tanto que esta situación mundial pase, porque así se nos abren los ojos para que veamos que vale de verdad, a veces nos afanamos por el trabajo, la escuela, el título, los conciertos y lo importante somos nosotros, nuestra salud, nuestra familia y sobre todo Dios, porque no hay otra salida en esta tierra, no hay una puerta de emergencia, somos pequeños y nuestra vida la tiene él. Si no creen en Dios, descuiden, no me ofendo, pero no me impidan decirles: Dios los bendiga ¡Los amo!

Punto y coma

No siempre fui así, lo que ves de mí, es el resultado de ponerle coma a la vida que quise cerrar poniéndole punto. Creí alguna vez que los problemas de mi historia eran interminables, que el nudo era eterno y jamás llegaría el desenlace. Todo se hacía más grande y la soga solo me daba más vueltas al cuello, solo faltaba lanzarme; No me asfixiaba pero apenas y podía respirar, solo era yo, una pequeña hoja en medio del caos, sobreviviendo, porque vivir era una palabra en mí, que aún con el corazón latiendo no estaba segura si podría definírmela. Llamo a mi pasado como «historia», porque la palabra vida le queda muy grande. Cargaba a mi espalda no solo el mundo sino todo el sistema solar, Atlas no era nadie comparado con todo lo que yo llevaba. Abrir los ojos no era fisiológico, era obligación, dormía tanto esperando que la vida se me pasara pronto, pero seguía teniendo 16 y la misma pesadilla podía repetirse 6 veces en un día. Siempre me fue difícil hablar, así que solo crecía en mi una especie de hiedra que me ahogaba desde dentro, en mi cabeza había 6 voces y todas decían «ponle fin a esto». Tres veces quise decidir sobre mí propio pulso y falle, delineaba mi muñeca con todo lo que tuviera filo, creyendo que era la salida de emergencia, veía las cajas de medicamento como la solución, y la soga fue mi fin, pero se rompió. Así es, fallé. Hasta el día de hoy me pregunto ¿Por qué? Pero hay cosas difíciles de explicar y es allí donde comienzo a creer que hay algo más, vivir no es estar huyendo, es darle la cara al miedo, vivir es sembrar una parte de ti, florecer en medio de la sequía, allí nace la «Resiliencia». Tomar esa pequeña fuerza que hay en ti, y hacer un jardín, por algo vivimos en un mundo llamado “tierra”. Si no puedo cambiar tu opinión, no voy a detenerte, pero espero con todo el corazón que falles y después le pondremos coma a ese punto y que continúe la historia. Créeme, estamos aquí por algo, sino, yo no hubiera fallado y tú no me estuvieras leyendo. Piénsalo.

Te quiero

TE QUIERO Y te quiero conmigo, pero te quiero libre y quiero que te vayas cuando lo decidas aunque lo que quiera es tenerte por siempre, porque quererte es dejar que elijas si quieres quererme. Yo te pongo mi vida y jtú pones lo que quieras, aunque lo que quieras no sea conmigo. Te quiero, de esos amores a primera vista, de esos «te quiero» sin conocerte, pero conociéndote, un «te quiero» se queda corto, corto con todo lo que estoy sintiendo… lo que quiero decirte es «te amo» pero dejémoslo en te quiero, no quiero asustarte, tal vez sea muy pronto para decirlo; ¿Pero quién decide cuándo es pronto? ¿Y si por pensar que es pronto se me hace tarde?

Ojos de océano .

Podría escribir libros enteros sobre ese instante en que sentí sus ojos en mí por primera vez, porque pareció eterno aunque solo fuera un Segundo, teniendo en cuenta que ya llevaba 20 años en tu búsqueda sin saberlo, porque eres eso que uno pasa la vida buscando y lo sabe hasta que lo encuentra. Hablar de tus ojos es un tema complejo porque los adjetivos se terminan y tengo que inventar nuevas palabras para dirigirme a ti, para describirte y para que entiendas que no tengo como explicar que lugar ocupas en mi pecho, en mi vida y en la que sigue, porque si hay otra, solo te quiero a ti en ella, porque no quiero imaginarme otra noche donde no te recorra la espalda, donde no te muerda los labios y enrede mis dedos entre tu cabello. Nunca creí querer pertenecer a un sitio, pero tú, tú eres el único sitio donde quiero estar, donde tú estás es donde yo puedo llamar “hogar”. podría amanecer cada día sobre tu vientre, porque es ahí el paraíso del que tanto se habla, donde no te preocupa nada, solo escucharte contarte la misma historia de cómo viste pasar una estrella fugaz por primera vez y como era posible que se pudiera pedir un deseo tan pronto, píde los deseos que quieras, seguro que todas las estrellas alzarían oído hacia lo que quieres, ¿quién podría negarte algo? si yo siendo el ser más necio, terminé totalmente doblegado a ti, ¿no lo ves? Yo no era de nadie, pero me muero por ser de ti. El mar me sabe a poco, desde que te llevaste todo de un sorbo para colocarlo en tus ojos. Yo lo escucho, y lo veo estremecerse cuando los cierras muy fuerte, y veo la lucha de azul a azul cuando volteas al cielo, nadie podría ganarte, tú eres arte, todo lo que haces y hasta cuando te empapas en las lluvias de verano. Los resfriados no me importan, ni dañar el móvil porque podría verte toda la tarde ser uno con la lluvia, quien te creo, queria una guerra mundial pues yo soy capaz de comenzarla por bailar un momento contigo, por vivir un instante sintiéndome tuya.

Gracias a todos ellos

Gracias a todos los que te dejaron ir, a los que te soltaron, a los que te apuñalaron por la espalda, gracias a esos que se burlaron de vos, si, gracias. Porque gracias a todo eso sos quien ahora sos, esa mujer llena de fuerza, gracias a eso llegaste a mí ya no tan confiada y eso hizo que nuestra amistad se hiciera más fuerte. Gracias a la que te llamó bruja, sí a esa que te traicionó y dijo que hacías hechizos, cuanta razón tenía, tu poesía es magia, tus letras reinician el corazón, abrazan almas, reparan vidas. Gracias a esa que te hizo a un lado dejándote en las manos de esta reumática, sí gracias, porque gracias a que no te valoró, ahora yo puedo estar para vos, demostrarte que la amistad va más allá de un amor de pareja, que la amistad florece aún en la distancia y que la lealtad va tomada de nuestra mano. Gracias a todos los que te hirieron y se fueron, gracias por no quedarse a seguir jodiendo, gracias por no seguir absorbiendo tu energía, gracias por dejarte en medio del camino y no arrastrarte en su desdicha. Gracias a todos ellos por darme la mejor amiga del mundo, por hacer que llegara a mi vida una bruja que inunda mis días de alegría, gracias a todos esos que se burlaron de vos y ahora la vida se burla de ellos poniéndolos muy por debajo de vos. Porque sos magia, poesía, sos grande, sos un arcoíris en día gris, sos agua en medio del desierto, sos flor que se mantiene viva aún en medio de la sequía, sos grande, fuerte, ahora brillas tan fuerte que nadie puede apagarte. Gracias a todos ellos por dejar en mi vida al desfibrilador que reinició mi corazón, vos.

En otoño todo vuelve

Las hojas están

cayendo como el día que nos conocimos, y jamas pensé que serías tan importante y me marcarías de una manera tan bonita pero así como es bonita así duele, porque ya no estás pero te quedaste en otoño, y por eso, días como hoy me doy el privilegio o la maldición de recordarte, pero recordar aquel chico tonto con la sonrisa más bonita de todo el parque, y con los ojos más coquetos que jamás vi en 22 años. No te conocía, pero te quería, porque esos ojitos no necesitan de tanto tiempo para saber que son los que quieres ver cada mañana en cuanto despiertas. Te metiste en mi vida antes de que cayera la última hoja, y para primavera ya te estaba escribiendo como si no hubiera otra cosa en el mundo. Otoño y sus lunas que duelen, porque estás ahora quien sabe dónde, viéndola con quien sabe quien y yo, aquí, tomándole la mano a nada, porque nadie es suficiente para marcar esta estación como lo hiciste tú. Hace tanto que no te veo, pero sigues consiguiendo sabotearme, porque no hay otoño que pueda ser indiferente, por mucho que lo ponga en mis propósitos de año, me como las 12 uvas pidiendo el mismo deseo, y es pasar octubre y noviembre sin escribirte y no puedo; Porque no hay otra risa que combine con el crujido de los árboles, ni hay alergia más bonita y terca por seguir acostado sobre el pasto, no te veo, pero tengo que escribirlo, porque me parece insulto no hacerlo. Aunque eso sea lacerarme el cerebro por sacar pergaminos que guardaba en mis neuronas donde solía describirte, centímetro a centímetro y nunca terminé y tal vez no lo haré. Perdóname otoño, nada es tu culpa, no tendría porque asociarte con mis errores no tendría que dedicarle Octubre a nadie. Que tortura mental tomarme tan en serio el frío y extrañarte, porque esto es extrañar ¿no? Ya he tratado de engañarme años atrás, en verano no te recordaba, te lo juro, no eras nada, pero otoño… otoño siempre será tuyo.

Te busqué

Te busqué en los sitios donde era evidente si estabas pero no como yo quería. Te busqué en el insomnio esperando que también pensaras en mí en esa hora vacía cerca de las 3 y el silencio donde comienzas a extrañar todo lo que te hizo feliz. «Feliz» Te busqué en las canciones más melancolicas, porque me dueles pero me gusta porque yo escogí que tú debías de dolerme, no fuiste un dado a la suerte, estaba cargado y lo lancé yo sabiendo que caerías tú, fuiste la flecha autoclavada en algún hipocondrio, que puedo sacar cuando yo lo decida, pero no quiero todavía. Te busque en el alcohol, y quien coño inventó que se bebe para olvidar, siempre bebí para recordar, porque hay veces que siento que ya no te escucho y no me perdono comenzar a olvidarte aunque de eso dependa toda mi salud mental. Te busqué en cada sitio que visitamos esperando que volvieras allí, pero evidentemente tu no tienes porque volver, porque nada de esto te marcó como a mí. Te busqué esperando no encontrarte, porque amo el recuerdo pero no te amo a ti, tú… eres un nuevo tú, y yo… soy una nueva yo, que no ama lo que ahora eres, pero extraña tanto a aquel que dio boletos directo a la luna y allí la dejó.

Todos somos astronautas

Te busco caminando por el anillo de Saturno, te busco del otro lado de la luna y grito tu nombre esperando lo escuches más allá de donde llega el calor del sol. Te mandé una invitación por la corriente del cinturón de Orión, es sobre una cita en un café de Plutón, si, es fácil llegar, te dirán que es el satélite después de Neptuno, pero en realidad es un planeta, que no te engañen las apariencias, es más pequeño que la luna, allá no se ve el sol y hace tanto frío que el café se bebe mejor. Cuentan que los shots de vía láctea son los mejores del universo entero, que las estrellas fugaces se ven más lento, y que el principito suele ir de vez en cuando a embriagarse entre a platicas contando sobre como perdió una rosa. Me paso la vida brincando entre las nebulosas, buscándote como astro y otras como Estrella, me pregunto si viajas en nave o al borde de un cometa, me pregunto si estás en esta galaxia o en la que se encuentra doblando a la derecha, me pregunto si me buscas si también miras al cielo pidiendo un deseo. Aunque pasa el tiempo y a veces entre tanto cielo me siento tan pequeño, aún suelo recostarme al pie de Júpiter y ver la puesta de sol, preguntándome cuantos mas hay como yo; bailando entre constelaciones, sin música, solos, esperando que alguien llegue y baile con nosotros. Creo que al final, todos somos astronautas.

Hoy no quiero ser fuerte

Hoy no quiero ser fuerte, hoy déjame caer, quiero llorar hasta sentir que mi piel se ha quedado seca. Hoy quiero sentir que no importa si me levanto o no, hoy quiero ser pesimista, sentirme derrotada, pequeña, frágil, que todo está al pendiente de un risco. Hoy quiero desear que la tierra se abra y me succione. Hoy quiero darme por vencida, Hoy sólo quiero quedarme dormida, por favor, hoy no me detengas, estoy cansada. Hoy… No quiero ser fuerte, sólo hoy, mañana ya no.