Carta al futuro

Hola, me omito el preguntar ¿cómo estás? Porqué ya lo sé y sé que nada va bien. Seguro que odias pensar en todos aquellos que en un momento tuvimos todo y no lo vimos porqué ahora tú lo ves en las películas o libros si es que aún existen, los bosques, los mares y ríos como una ilusión, como un fósil que cuesta creer que existió y como un mundo de imbéciles cerraba sus ojos y sus oídos al grito de la tierra, que solo se aventaba al piso en los terremotos a pedir piedad y nunca accionaba cuándo esta en verdad le daba otra oportunidad.

Perdón porqué te hemos quitado hasta el último árbol, perdón porqué no te dimos la oportunidad de conocer los días del verano, perdón porqué ahora hay tormentas en invierno y las hojas siguen cayendo en primavera.

Y no me vengo a hacer la víctima, porque soy totalmente culpable, en mis manos tuve día a día un reloj del tiempo pero me sentía tan pequeña que solo veía los días pasar y esperaba qué alguien más se levantara porqué nos cuenta tanto tomar la iniciativa y creer que nosotros podemos ser la diferencia, qué de nuestras dedos puede salir toda esa fuerza que necesita el mundo para seguir floreciendo y latiendo.

Y qué cinismo el mío escribirte ¿verdad? Pero de poder verte a los ojos , seguro qué me escondo por la vergüenza de haberte dejado lo que ahora vives, la piel que sufres y las incontables enfermedades inevitable y sin cura.

Nos sentimos tan dueños del planeta cuando éramos unos simples forasteros , pues nadie incendia su casa, nos sentimos la máxima prueba de evolución e inteligencia cuando siempre fueron los animales los que se llevaban tal título.

Espero que él día qué escuches esto, te rias porque en verdad no sucedió y creas que es una jugarreta inventada de un futuro poco probable .

Ojalá que así sea pero de no ser así.

No me perdones.

Amor

Amor como ríes, como mueves la nariz, Amo como caminas, tus tropiezos por ir mirando al cielo, como baila con tus dos píes izquierdo, como escribe cosas que nunca entiendo.

Amo como piensas, sin coherencia, sin medidas, amo como sueñas, amo tus planes y tu seguridad en ellos.

Amo como duermes incluso en medio de la película, cuando roncas, tu insomnio y tu hiperactividad nocturna.

Amo cuando te enfadas, cuando te vuelves un infierno, cuando todo te disgusta, cuando lloras por todo y ríes después.

Amo cuando inicias las dietas de los lunes, cuando las rompes ese mismo lunes, cuando olvidas las cosas, cuando cometes errores, cuando parece más perfecta.

Amo cuando sales de la ducha con las gotas en los hombros, amo cuando despiertas y te ves tan humana, amo cuando andas en tacones y no sepas caminar en ellos.

Amo cuando está descalza y se escucha tus pisadas por todo el corredor, amo cuando te cortas el cabello, y escucharte arrepentirte al otro día, tu adicción al peróxido y tus fotografías en mi móvil.

Amo tu nota de voz, tú miles de preguntas, cuando te distraes, cuando te equivocas.

Amo que exista, que sea tan tuya, antes que mía,

Y amo ser tan tuyo antes que mío.

Amiga date cuenta

Ella sólo quería alguien que la quisiera.

Aunque no fuera la primera .

Se mordió los labios pensando cuántos él podría morder en ese momento, dónde le dice estar en casa, ella quiere creerle pero por dentro sabe que miente.

Él la había hecho su marioneta, y ella … Ella amaba sus cuerdas.

*El amor todo lo soporta* decía pero el amor no se trata de eso.

En excusarse era experto, hacerla caer cada vez resultaba más fácil, sola se vendaba los ojos, se convencía que si no era él no podría ser nadie.

Amiga, date cuenta, tú no le quieres a él quieres lo qué idealizas de él.

Él no te quiere a ti, quiere lo qué cambió de ti, porque tú no eres quien conoció, eres la que forjó con llamas.

Está enamorada de la idea de sentirte acompañada, pero esa compañía no es más que la soledad misma. Él no te quiere a ti, quiere lo qué obtiene de ti, quiere lo que siente cuando te pisa por la espalda , quiere tú lágrimas tomándole de la mano gritando que no se vaya.

Amiga, no es cuestión de anteojos, es cuestión de que abra los ojos, que te quieras por lo menos un poco deja de deshojar margaritas, no te quiere *te hiere*

Amiga, aunque no le des cuenta… aquí estaré.

Cuando las velas se apagan

En medió de la mesa, un pastel, 14 velas 12 asientos en silencio, cubiertos y gorros de fiesta, música que distorsiona mis pensamientos diciéndome que estoy bien, que hoy no me estoy quebrando y mañana pretende que no a pasó nada .

Las pequeñas llamas pareciese que quiere bailar conmigo, me susurra que nada dura tanto y me siento incapaz de cerrar los ojos y desear algo que no me quiebre pronunciarlo .

No, no estoy feliz, aunque debería ser ser así, tengo un pastel en frente, y voces en mi cabeza contándome qué sople las velas .

《Pide un deseó 》

Me cuestiono el porqué tengo que ser la chica más rara, la chica más triste, y la chica a la que nadie hablan, pero de la que todo hablan, que tartamudea en público, con heridas en los brazos, nadie conoce de su vida, y mucho se la inventan, escribe tratando de llenar algo , y leer para vivir otras vidas que no sean la de ella misma .

12 incitaciones, 12 asientos, el reloj marcado las 8 de la noche, las luces apagadas, las veces de mi cabeza solo se ríen de mi, las velas llevan minutos consumiéndose, nadie debería llorar en su fiesta.

*Deseo que algún día haya alguien más a parte de mi *…..